EL ROL DEL ABOGADO Y LA VIOLENCIA INSTITUCIONAL, por Lucas Crisafulli

Compartimos un escrito del Dr. Lucas Crisafulli que trata sobre la violencia institucional y el rol del abogado ante esta problemática, lo que nos ilustra sobre tema tan importante que afecta, quiérase o no, a todas las personas que viven en esta institucionalizada sociedad.

El escrito está en formato PDF y en texto.

EL-Rol-del-Abogado-y-la-Violencia-Institucional_PDF

 

EL ROL DEL ABOGADO Y LA VIOLENCIA INSTITUCIONAL

Por Lucas Crisafulli
(Abogado, Docente e Investigador. 
Coordinador del Área Seguridad Pública de Inecip)

¿Qué hacemos en las facultades de derecho? ¿De qué modo transformamos estudiantes en abogados? ¿Qué tiene que ver el abogado con la violencia producida desde el Estado?

Pienso que en las aulas se enseña únicamente la ley y la forma en que las vacas sagradas del derecho la han interpretado. Luego, en su vida ya como profesional, el abogado aprende cómo hacer expedientes, de qué forma organizarlos, armarlos prolijamente, hacer cuerpos y cuerpos de expedientes perfectamente foliados, cocidos, nominados. El conflicto se transformó en un montón de hojas selladas y firmadas.

Le llamamos fojas a las hojas, feria a las vacaciones, autos a los expedientes y lezna a esas puntas para agujerar papeles. Se ha creado todo un lenguaje para que nos entendamos únicamente entre nosotros, mientras más palabras en latín se usen más erudición se demuestra. Seguimos usando expresiones monárquicas tales como “Su Señoría”, “Excelentísimo” “Dios guarde”. La vestimenta es totalmente inadecuada con el clima y, quizás como en ya ninguna universidad después de la Reforma universitaria de 1918, egresamos con una toga en una ceremonia medieval. En los Tribunales hay cocheras exclusivas para magistrados y, hasta en algunos edificios en los que la democracia parece no haber ingresado, existen ascensores exclusivos para jueces, como para evitar respirar el mismo aire de aquel que va a pedir justicia.

¿En serio eso es ser abogado? ¿Ese es el “perfil profesional” que queremos? ¿Qué hemos hecho con esos estudiantes inquietos, creativos y que preguntaban qué era la justicia?

Parecería que formamos únicamente técnicos en derecho: enseñamos un montón de conocimientos para aplicar a los “casos”. Ahora… ¿Ese es el rol de una universidad pública? ¿Pueden todos los habitantes de un país sostener una educación que fomenta privilegios? A la abogacía parece que no solo no le llegó la democracia, no le llegó si quiera la modernidad.

¿Por dónde comenzar a pensar cuáles deben ser los pilares de un abogado formado en una universidad pública en un país periférico, un país que pertenece a una región en la que el verdadero poder estuvo siempre en manos de tres o cuatro grupos? ¿Cuál es el rol de un abogado en un continente atravesado por distintas formas de violencia, reacio a los impulsos democráticos y colonizado de diversas formas a lo largo de su historia? ¿Qué papel debe jugar el abogado frente a la violencia institucional?

Creo que podría comenzar pensando cuatro basamentos, cuatro pilares con los cuales asentar la edificación del conocimiento jurídico y sociocultural. Porque el estudio de lo jurídico es muy importante, pero debe estar fundamentado en una discusión sobre el rol del abogado, y no puede darse como si fuera un mero conocimiento técnico.

En primer lugar se necesitan abogados con conciencia histórica. ¿Qué significa la conciencia histórica del abogado? Que en sus múltiples intervenciones, como patrocinador, como asesor legislativo, como funcionario judicial, docente o investigador, debe necesariamente ser consciente que lo está haciendo en un país marginal del poder mundial que pertenece a una región que ha sufrido diversas maneras de colonialismo. Desde aquel colonialismo originario español o portugués de ocupación territorial, pasando por el colonialismo de las oligarquías vernáculas que manejaron, en la construcción del Estado Nación, las riendas de un país del cual se sintieron siempre extranjeros, porque nuestra oligarquía siempre aspiró a ser Europea. A esa forma de dominio directo de las oligarquías, le siguió otra indirecta, en la que los grupos concentrados de poder gobernaban a través de las fuerzas armadas, e hicieron de la violencia institucional una práctica de gubernamentalidad. En este sentido, sí claro que hay que leer y estudiar a Michel Foucault [Véase FOUCAULT, Michel (2004): Vigilar y Castigar. Nacimiento de la Prisión, Siglo Veintiuno Editores, Buenos Aires], pero no podemos dejar de analizar que el filósofo francés pensó las formas sutiles de gobierno a través del castigo para Francia, pensó el disciplinamiento – esa técnica de disminuir las fuerzas políticas en término de sumisión y aumentar las fuerzas económicas en términos de productividad – como forma sutil en que la modernidad moldeaba a los cuerpos y a las almas. Sin embargo, un profundo estudio de nuestra región, nos hace advertir que el castigo aquí no era ni es nada sutil. Sí, se hicieron prisiones en forma panóptica y se gobernó la escuela y la fábrica mediante el panoptismo, pero la picana jamás desapareció como instrumento de las fuerzas de seguridad. En ese sentido, un abogado latinoamericano con conciencia histórica debe pensar en una genealogía de la picana más que en una genealogía del disciplinamiento.

Somos víctimas ahora de una nueva forma de colonialismo, el colonialismo financiero, que no necesita de la ocupación territorial directa como los imperios español y portugués. Ahora nos enfrentamos ante el capital financiero directamente instalado en los medios de comunicación, que promueven la vuelta a un modelo neoliberal en el que solo el 30% de la población está incluida y que el castigo es utilizado como forma de gobernar la miseria del restante 70%. El ajuste neoliberal produce una altísima cantidad de pobres que son administrados mediante la aplicación de la violencia institucional.

¿Cómo ha operado la violencia institucional en nuestra región? Básicamente ha operado mediante cinco formas [Las categorías de violencia institucional pertenecen a las categorías de muertes institucionales creadas por Zaffaroni. Véase ZAFFARONI, Eugenio Raúl (1993): Muertes Anunciadas; Instituto Interamericano de Derechos Humanos, Temis, Bogotá]:

  1. . Violencia institucional: es la violencia producida directamente por las fuerzas de seguridad en el ejercicio de sus funciones.
  2. . Violencia extra-institucional: es la violencia producidas por miembros de las fuerzas de seguridad que no se encuentran en el ejercicio de sus funciones, pero utilizan en muchas ocasiones, las herramientas otorgadas por el Estado. Es el caso de la violencia de género perpetrada por policías usando el arma reglamentaria, por ejemplo.
  3. Violencia para-institucional: es la violencia de los grupos parapoliciales o escuadrones de la muerte. Fue la violencia en la época de la dictadura y sigue vigente en otros puntos de la región, como por ejemplo en Brasil, en el que los comandos para-policiales ejecutan niños en situación de calle.
  4. Violencia contra-institucional: es la violencia contra funcionarios de las fuerzas de seguridad producidas en enfrentamientos con sospechosos o por venganza.
  5. Violencia meta-institucional: es la violencia producidas “más allá” de las instituciones, pero que se produce por el marco institucional, como por ejemplo, presos victimizados por otro grupo de presos o enfrentamientos entre bandas que disputan el territorio para la venta de tóxicos.

El abogado con conciencia histórica debe conocer las múltiples formas que asume la violencia institucional, pues mal podría intentar eliminarla o reducirla si no conoce a lo que se está enfrentando.

En segundo lugar, además de la conciencia histórica, el basamento de un abogado debiera estar fundado en la sensibilidad social. ¿De qué sirve saber las categorías de la violencia institucional si ésta no nos conmueve? La violencia institucional no es simplemente un dato histórico o una estadística, es el sufrimiento orquestado desde el Estado en el cuerpo y alma de otra persona. Si el abogado no puede conmoverse frente al sufrimiento del otro, frente a la crueldad, no sirve. Los tormentos fueron ya prohibidos por la Asamblea del año 1813 como instrumento legal del proceso penal, pero la tortura ilegal sobrevive hasta nuestros días. ¿A qué se debe la permanencia de la tortura, de la violencia institucional como práctica más o menos corriente?

Propongo entender a la violencia institucional como un artefacto cultural, es decir, un complejo sistema anclado en fenómenos culturales. Si las fuerzas de seguridad siguen aplicando la tortura como forma de castigo o para extraer información es porque dicho mecanismo se encuentra fuertemente enraizado en prácticas sociales. ¿De qué manera la violencia desde abajo permite, tolera y hasta reclama una violencia desde arriba? En otras palabras ¿Cómo los estigmas sociales se transforman rápidamente en prácticas institucionales y éstas en políticas de seguridad autoritarias? No de manera lineal y automática, sino imbricadas en un complejo fenómeno social atravesado por la imaginación del otro como un enemigo. En ese sentido ¿qué rol juegan las emociones como la sensación de miedo al delito en las agendas públicas?

La violencia institucional como artefacto cultural posee tres capas, tales como la piel de una cebolla. La primer capa de la violencia es invisible, es la superestructura de la violencia, a la que podemos denominar, junto a Johan Galtung (2003) como violencia cultural, es decir, los marcos legitimadores de la violencia. En este sentido, los medios de comunicación generan un espacio privilegiado que legitima, y a veces hasta reclama, violencia contra algunos. En esta capa de la violencia se construyen y reconstruyen discursos que hacen del Otro, un objeto de castigo. Habría que pensar el rol que la tristemente célebre frase “Algo habrá hecho” juego como marco legitimador. Solo basta ver cómo los medios presentan determinadas noticias sobre violencia institucional, y cómo muchos odiadores se aprestan a festejar la muerte de un “delincuente”. Los homicidios calificados de un grupo de personas contra una sola que se encuentra indefensa, son presentados en los medios como “vecinos” linchando a un “delincuente”, con todo el universo de representación que esto genera.

Hannah Arendt publicó en 1963 el libro ‘Eichmann en Jerusalén. Un informe sobre la banalidad del mal’. En el texto, la autora extrae lúcidas conclusiones, entre ellas el poder de la obediencia debida y de la colaboración de cada funcionario nazi como una millonésima parte de un plan sistemático de exterminio.

Otra de sus importantes conclusiones es que, pese a creer que los asesinos son monstruos despiadados, fieras con impulsos violentos primarios como animales, no son más que personas corrientes – en su mayoría – que en determinadas circunstancias se convierten en asesinos.

El planteo de Hannah Arendt es inquietante: cualquiera puede transformarse en un asesino. No son especiales, sin sentimientos o monstruos. Son personas de carne de hueso, vecinos, padres, hijos, hermanos, empleados que, ante determinadas circunstancias, se transforman en homicidas. Por supuesto que para Arendt esto no los transforma en menos responsables. Son jurídica, moral y políticamente culpables, pero son tan iguales a nosotros como cualquiera.

¿Cuáles son entonces las circunstancias que permiten la violencia institucional? Pues exactamente esa violencia cultural, esa capa de la cebolla invisible pero que la permite.

La segunda capa de la cebolla de este artefacto cultural de la violencia institucional es visible. Me refiero a la violencia criminal, a la más brutal violencia, a las ejecuciones extrajudiciales, a la tortura hasta la muerte.

Pero existe una última capa de la violencia institucional, que es física, directa, pero invisible pues no se percibe como violencia. Las detenciones arbitrarias y los controles policiales constantes son parte de esta violencia burocrática.

La Antropóloga Sofía Tiscornia (2008, 5) lo describe magistralmente:

“(…) el policía que detiene a un cualquiera porque le es sospechoso de algo impreciso, que se lleva a personas para encerrarlas en la comisaría por unas cuantas horas porque tiene que cumplir con la estadística (…). Que obliga a cientos y cientos de pobres personas a ser requisadas, manoseadas, molestadas, cuando sólo están viajando desde los suburbios al centro. Que rodea con patrullas y cordones policiales un barrio, un estadio, una calle para clasificar quién entra y quién sale, y que decide en ese acto cuáles credenciales son idóneas y cuáles acreditan qué cosa cada vez.”

Pues bien, necesitamos abogados con capacidad de sentirse conmovido frente a este enorme artefacto cultural de la violencia institucional.

Pero con la sensibilidad no transformamos la realidad dolorosa. Es un requisito necesario, aunque no suficiente. En tercer lugar, el abogado requiere de creatividad política. Si no tenemos la habilidad de ver los intersticios por los cuales ingresar para transformar la realidad, no produciremos cambios significativos. Eso significa pensar estratégicamente cómo aliviar el dolor de aquellos que padecen la violencia institucional. Generalmente, aquellos abogados con conciencia histórica y sensibilidad social ocupan lugares marginales en los espacios de poder. Asumir la marginalidad es el primer paso. Habrá veces que habrá que utilizar la estrategia de la denuncia. Quizás sea el primer paso para hacer visible la violencia institucional, porque esta se encuentra tan arraigada en las prácticas de las fuerzas de seguridad que se ha naturalizado. El caso de la aplicación sistemática del viejo Código de Faltas en Córdoba es un ejemplo bastante ilustrativo. Los últimos datos disponibles, del año 2011 [Véase CRISAFULLI, Lucas y LEÓN BARRETO, Inés –Coords.– (2011): ¿¡Cuánta Falta!? Código de Faltas, Control Social y Derechos Humanos, Inecip, Córdoba], dicen que en la Provincia de Córdoba se llevaron detenidos a setenta y tres mil personas para aplicarles un derecho contravencional sin ningún tipo de las garantías del Estado Moderno. Sin abogado, sin defensa, sin un juez, a cargo solo de un comisario que podía retener al imputado contravencional hasta setenta y dos horas sin siquiera el derecho a un llamado telefónico. La política de seguridad en Córdoba, por lo menos desde el año 2004 en que se firmó un convenio de asesoramiento con el Manhattan Institute For Policy Research, responsable de la aplicación de las políticas de Tolerancia Cero [Para un mayor análisis sobre la aplicación de las políticas de tolerancia cero en Córdoba, véase CRISAFULLI, Lucas (2014): “El Martillo y la policía. Hacia la Tolerancia Cero y el Racismo”; en BISIG, Elinor –Dir.– (2014): Jóvenes y Seguridad. Control Social y Estrategias punitivas de exclusión. El Código de Faltas en la Provincia de Córdoba; Centro de Investigaciones Jurídico y Sociales, Córdoba] en Nueva York durante la gestión del Alcalde neoliberal Rudoph Guiliani, y que en su visita a Córdoba declaró a limpiavidrios y prostitutas como los nuevos terroristas urbanos, desde entonces, el Código de Faltas fue la forma neoliberal de gestión, mediante la violencia institucional, de la pobreza. Su aplicación barata garantizó grandes cantidades de detenidos sin mayor inversión más que en el aumento de la cantidad de policías.

Frente a ese panorama y a pesar de su aplicación masiva y sistemática a los jóvenes pertenecientes a los sectores populares, construidos como los nuevos enemigos a los cuales hay que combatir, los años siguientes a la firma del convenio con el Manhattan Institute, en la que los números se dispararon a niveles siderales, el fenómeno de la violencia institucional de las detenciones arbitrarias no estaba del todo visibilizado. La enorme militancia de todo el colectivo que organizó y organiza La Marcha de la Gorra [Véase, BOMBILLANI, Andrea – Editora – (2015): Callejeando la alegría… Y también el bajón. Etnografía colectiva de la marcha de la gorra; Encuentro Grupo Editor; Córdoba] hizo posible que esa práctica tan cotidiana fuera puesta en agenda política, que se visibilizara. Como estrategia política, la visibilización del fenómeno que a todas luces era injusto parece ser el primer mecanismo para transformar esa realidad dolorosa de miles y miles de jóvenes vulnerabilizados, cuya única cara del Estado que vieron fue la del poder punitivo. Expulsados de la cadena de consumo eran incluidos a la cadena punitiva a través del Código de Faltas. La estrategia de denuncia permitió visibilizar el problema y comenzar a desnaturalizarlo. Las razzias y las detenciones masivas repugnaban cualquier sentido de un Estado de Derecho.

Pero la denuncia tiene sus limitaciones. Una vez conocido el problema, si no hay transformaciones producidas por la denuncia, la capacidad de incidencia política termina resultado muy baja. Por eso es necesario pensar en nuevas formas de intervención que sean más efectiva en la disminución de la violencia institucional. Para ello es imprescindible avanzar de la crítica hacia la elaboración de propuestas concretas y, sobre todo, pensar cuáles serán las estrategias para lograr incidencia en virtud de los intersticios que nos permita la coyuntura política. Habrá que evaluar primero cuál es la capacidad de incidencia de cada uno de los espacios, para luego ingresar a los mismos, ponerles el cuerpo.

Habrá estrategias judiciales tales como el litigio estratégico contra la violencia familiar, la presentación de habeas corpus y amicus curia. Pero también otras estrategias políticas como el asesoramiento legislativo o ejecutivo e, incluso, el asesoramiento en el ámbito del poder judicial. También pensar en capacitaciones para los operadores del sistema penal (policías, servicio penitenciario, jueces, fiscales, empleados judiciales y docentes de derecho) y en espacios de discusión formación para futuros abogados y otros profesionales. Las reuniones con actores claves del sistema penal son importantes, así como el seguimiento legislativo sobre la aplicación de una ley que garantice derechos. En Córdoba, presentamos un proyecto de ley de habeas corpus [Proyecto ingresado a la legislatura en el año 2012 bajo el rótulo 10620/L/12. Perdió estado parlamentario sin haberse siquiera discutido en comisión], pero jamás se trató, lo cual es imprescindible analizar contar con un instrumento normativo acorde a los nuevos tiempos, ya que por un criterio jurisprudencial nos seguimos rigiendo por la ley nacional de habeas corpus que ha quedado bastante vieja.

Otro de los campos interesantes para intervenir en la formación policial a través de la modificación de sus planes de estudio y de la necesidad de contar con docentes y directivos que no sean policías dentro de la escuela de oficiales y suboficiales para no reproducir una cultura institucional proclive a la violencia institucional.

En la Ley orgánica de la policía de Córdoba existe una disposición que transforma a los policías en servidores públicos, pero antes que eso, son trabajadores, quizás los trabajadores estatales con las peores condiciones laborales. Hay que cambiar eso para que los policías no porten el arma reglamentaria todo el tiempo. En la policial de seguridad aeroportuaria el personal deja su arma cuando termina su jornada laboral, y la retira cuando la retoma. Hay que pensar en algo similar para la policía de Córdoba. Esa sola modificación del llamado “estado policial”, esa farsa que establece que el policía lo es las veinticuatro horas del día y los trescientos sesenta y cinco días del año, permitiría reducir la violencia extra-institucional, es decir, la producida por miembros de las fuerzas de seguridad fuera de servicio, en casos de violencia familiar o gatillo fácil perpetrados por policías que usaron inadecuadamente su arma no estando de servicio. Según datos de La Casa del Encuentro, fundación de feminismo popular [Datos obtenidos de CARVAJAL, Mariana (2016): “Femicidios con arma reglamentaria”; en Página/12, Domingo 15 de mayo de 2016, Sección Sociedad, Buenos Aires], entre 2009 y 2015 en Argentina, al menos 116 femicidios fueron cometidos por uniformados, activos o retirados, usando el arma reglamentaria fuera de y horario de trabajo. También es cierto que se han producido muchos suicidios por parte de personal policial con el arma reglamentaria, así como accidentes domésticos que son totalmente evitables si obligamos a que los miembros de la fuerza de seguridad dejen sus armas en el lugar de trabajo, así como los médicos no se llevan los bisturíes a su casa.

Hablamos ya de conciencia histórica, sensibilidad social y creatividad política. El último, pero no por ello menos importante basamento del abogado, debiera ser la militancia por una ética del reconocimiento. Militar por construir una cultura basada en el respeto de los Derechos Humanos es imposible sin una ética de reconocimiento de la alteridad. El Otro me es necesario para ser yo. No puedo ser yo sin el Otro, no al menos completamente.

Reconocer al Otro implica reconocer una dualidad que es inherente a esa interrelación: la igualdad y la diferencia. El rostro del Otro – dirá Emmanuel Levinas – genera en el Mismo una sensibilidad irreductible a un mero proceso cognitivo. El rostro conmueve y convence de estar frente a un igual que es un distinto. Reconocer que solo es Otro por su igualdad y solo me completa por su diferencia.

“El «No matarás» que esboza el rostro en el que se produce el Otro, somete mi libertad a juicio” (Levinas, 2002:308). En otras de sus obras Levinas (2000:72) propone más directamente que “El rostro es lo que no se puede matar, o, al menos, eso cuyo sentido consiste en decir: «No matarás»”.

Pero la sensibilidad que genera saberse frente a un Otro a través de su rostro, no es solo constituye un imperativo de no matar. También puede ser entendido como un presupuesto de alteridad que implique reconocer derechos en ese Otro. Tantos derechos como usufructuamos nosotros.

La historia de la violencia institucional podría reescribirse como la historia de la aplicación del dolor deliberado por parte del Estado a quien previamente se lo ha inferiorizado. No es posible aplicar dolor a quien consideramos social y políticamente, como un igual. La violencia no es otra cosa que la canalización de la pulsión vindicativa a un Otro que la ideología le ha quitado parte de su humanidad.

La persistencia de la violencia institucional como un elemento clave de la histórica política Argentina en particular, pero presente en toda América Latina, nos obligan a detenernos en y a repensar los fenómenos estructurales que, desde el Estado, han sido una práctica sistemática.

En una política de seguridad autoritaria se puede tolerar desde el Estado – por ejemplo a través de su no persecución penal – la tortura como método de investigación penal. Una ética del reconocimiento dentro de las políticas de seguridad implica una formación profesional de la policía para que pueda deconstruir todos aquellos discursos que hicieron del preso una persona con menos humanidad, y por lo tanto, legitimada así su tortura. Pero también en una política criminal del reconocimiento llevaría adelante la persecución de este tipo de prácticas, con prioridad, pues la tortura es el acto que, desde el Estado, destruye al Otro.

La hipótesis que planteamos es que toda violación a los Derechos Humanos, a los civiles como la tortura o la vida, a los políticos como el derecho al voto, a los sociales como el derecho a la educación o la educación, tienen como vasos comunicantes el no reconocimiento del Otro, por lo menos no en toda su humanidad. Para ello han existido discursos legitimantes de la menor humanidad, cuando no de la no humanidad directamente. El filósofo inglés David Hume decía que los negros pueden desarrollar ciertas habilidades propias de las personas, como el loro consigue hablar algunas palabras. Voltaire pensaba que los negros eran inferiores a los europeos, pero superiores a los monos. Con los pueblos originarios de América pasó otro tanto. La Junta de Valladolid de 1550 enfrentó las posiciones de Bartolomé de las Casas con las de Juan Ginés de Sepúlveda sobre si los indígenas tenían o no alma. Lo que estaba en discusión, tanto en las expresiones racistas de Hume y Voltaire como en la posición de Sepúlveda era sobre el grado de humanidad del Otro. Disminuirle humanidad los hacía pasibles de castigos físicos, explotación y hasta su muerte sin mayores consecuencias.

Pero la discusión sobre la violación a los Derechos Humanos por parte de los conquistadores no es una mera cuestión histórica. La campaña del desierto llevada adelante por las elites criollas era justificada en el salvajismo de los indígenas. También la Shoá se sucedió porque un pueblo creyó que los judíos eran una raza inferior. La jerarquía de razas permite la dominación de la inferior por parte de la autoconsiderada superior. Cuando hablamos de dominación nos referimos a la prohibición de casamientos entre judíos y arios, a los horrores de Auschwitz, a los experimentos con bebé de Joseph Mengele y a toda una maquinaria infernal de las peores violaciones a los Derechos Humanos. Incluso en la actualidad, las violaciones a los derechos humanos por aplicación del gatillo fácil por ejemplo, se suceden no solo porque un policía considera menos humano a un joven, por “ser delincuente” o por “ser negro”, sino en una sociedad que tolera, e incluso festeja, la muerte de una persona que tiene un rasgo que la hace menos persona.

Todo acto por el cual se le quita humanidad al Otro está legitimado por algún discurso, oculto en esa superestructura de la violencia cultural. El racismo, el colonialismo, la tolerancia cero, la doctrina de la seguridad nacional, fueron – y son – discursos amparados en una relación con el Otro a través de la dominación, una relación jerarquizada de humanidad. Parafraseando a Levinas, estos discursos han operado como verdaderos espejos distorsionantes que atrofiaron el verdadero rostro del Otro, su rostro que me impide matarlo, dominarlo, explotarlo, el rostro que me hace reconocerlo en igualdad de derechos.

Militar los Derechos Humanos es construir una sociedad en que todos importen, es hacer carne al Otro porque me completa. Es luchar por un Estado en que las decisiones estén orientadas al reconocimiento del Otro, y solo existe reconocimiento cuando existe dignidad de los miembros que lo componen, y esa dignidad se halla cuando todos se encuentran en condiciones de ejercer sus derechos. Quizás sea una utopía, pero como toda utopía le da sentido a nuestra existencia, una existencia con el Otro.

Necesitamos abogados que antes de ser meros cartoneros de expedientes, se sientan verdaderos poetas del derecho, juristas populares, pues ser abogado, antes que un privilegio, es una enorme responsabilidad.

Bibliografía:

  • ARENDT, Hannah (2003): Eichmann en Jerusalén. Un estudio sobre la Banalidad del mal; Lumen, Barcelona.
  • BOMBILLANI, Andrea – Editora – (2015): Callejeando la alegría… Y también el bajón. Etnografía colectiva de la marcha de la gorra; Encuentro Grupo Editor; Córdoba.  CARVAJAL, Mariana (2016): “Femicidios con arma reglamentaria”; en Página/12, Domingo 15 de mayo de 2016, Sección Sociedad, Buenos Aires.
  • CRISAFULLI, Lucas (2014): “El Martillo y la policía. Hacia la Tolerancia Cero y el Racismo”; en BISIG, Elinor –Dir.– (2014): Jóvenes y Seguridad. Control Social y Estrategias punitivas de exclusión. El Código de Faltas en la Provincia de Córdoba; Centro de Investigaciones Jurídico y Sociales, Córdoba
  • CRISAFULLI, Lucas y LEÓN BARRETO, Inés –Coords.– (2011): ¿¡Cuánta Falta!? Código de Faltas, Control Social y Derechos Humanos, Inecip, Córdoba.
  • FOUCAULT, Michel (2004): Vigilar y Castigar. Nacimiento de la Prisión, Siglo Veintiuno Editores, Buenos Aires.
  • GALTUNG, Joham (2003): “Violencia cultural”; Documento no 14, Red Guernika. Gernika Gogoratuz.
  • LEVINAS, Emmanuel (2000): Ética e infinito; Machado Libros Ediciones, Madrid.
  • LEVINAS, Emmanuel (2002): Totalidad e Infinito. Ensayo sobre la exterioridad; Ediciones Sígueme, Salamanca.
  • TISCORNIA, Sofía (2008): Activismo de los Derechos Humanos y Burocracias Estatales. El caso Walter Bulacio; Editores del Puerto y Centro de Estudios Legales y Sociales, Buenos Aires.
  • ZAFFARONI, Eugenio Raúl (1993): Muertes Anunciadas; Instituto Interamericano de Derechos Humanos, Temis, Bogotá.

 

Nos manifestaremos en la Fiesta del Poncho 2015 contra la Ley de averiguaciones de antecedentes!!

Invitamos para este sábado 11 de julio del 2015 a partir de 15 hs. en la FIESTA DEL PONCHO (en la entrada del predio ferial):

a todas aquellas personas y familias que fueron víctimas de torturas, lesiones graves por parte de la Policía de Catamarca;

a todas aquellas familias que perdieron sus hijos en manos de la Policía de Catamarca;

a todas aquellas personas que fueron víctimas de la represión de la Policía de Catamarca y de cualquier otro aparato represivo del Estado;

a todas aquellas personas que fueron víctimas de inventos de causas, persecusiones y marginación por parte de la Policía de Catamarca y de los fiscales cómplices que jamás imputan como realmente corresponde a los policías que cometieron estos hechos degradantes, crueles e inhumanos.

Llevá la copia de tu denuncia o vení y escribí tu caso para dejarlo asentado en un registro único de la CORREPI CATAMARCA.

Levantaremos firmas para ser presentadas al poder legislativo de manera que se termine la LEY DE AVERIGUACIONES DE ANTECEDENTES Y MEDIOS DE VIDA que está costándo la vida de nuestros hijos, destruyendo nuestras familias de manera sistemática y sin pausa.

Podés invitar a tus amigos del Facebook a seguir la cadena de invitaciones.

Te esperamos!!! gracias!!

Todos podemos ser víctimas de los atropellos de la Policía de Catamarca.

Nadie está exento!!

CORREPI CATAMARCA

¡¡Una buena!! ¡¡¡René Quinteros fue absuelto!!!

René Quinteros, de Bañado de Ovanta, fue absuelto de “resistencia a la autoridad” habiendo sido imputado tras la denuncia efectuada (en abril del 2012) por los mismos policías que lo golpearon y dejaron con invalidez de por vida debido a las lesiones sufridas en la columna vertebral.

Cabe destacar que René fue patrocinado por una defensora oficial.

Ahora sigue el juicio hacia los policías involucrados en los apremios que golpearon salvajemente a René Quinteros sin mediar justificativo alguno.

Aquí dejamos el link y transcripción de la nota que publicó el diario El Ancasti:

http://www.elancasti.com.ar/policiales/2015/6/16/causa-resistencia-todos-absueltos-263416.html

PARA LA DEFENSA, FUE “UNA CAUSA ARMADA”
Causa por resistencia: todos absueltos

martes, 16 de junio de 2015
El juez Correccional N° 1 Marcelo Forner absolvió a las tres personas que habían llegado a juicio acusadas de haberse resistido a un arresto de la policía, en un incidente ocurrido en abril de 2012, en Bañado de Ovanta.

El fallo de Forner se conoció ayer cerca de las 13, previo pedido del fiscal Alejandro Dalla Lasta, quien entendió que en la causa “había más dudas que certezas”. Por su parte, Mariana Vera, defensora oficial y representante de los imputados, consideró que “se trató de una causa armada”.

El debate se reanudó con el testimonio del denunciante José Zurita, quien no había comparecido el pasado miércoles y el juez había resuelto que sea llevado por la fuerza pública en el caso de una nueva ausencia.

Sin embargo, Zurita se presentó y declaró ante Forner, a quien le comentó al comienzo del interrogatorio que era un “desempleado” y que estaba dado de baja de la Policía por “una causa”.

El denunciante contó que se había producido una pelea y que “invitó” a uno de los Quinteros que se retirara de la cancha de fútbol y que fue atacado, pero no pudo precisar quién lo agredió.

Posteriormente declaró el cabo Fernández, quien fue contundente con su declaración: “No vio que le pegaran a un policía”. A posteriori, el fiscal pidió que se prescinda de los otros testigos presentes.

Rápidamente se dio paso a los alegatos en los que Dalla Lasta, y ante la imprecisión del relato de Zurita, el fiscal consideró que “eso nomás deja en duda todo procedimiento”. A su turno, la defensora Vera coincidió en lo expuesto por el Ministerio Público y señaló que René Quinteros había vomitado y que estaba con dolores abdominales tras el procedimiento policial. “El oficial Zurita decidió que le den el alta, pese a que aconsejaban que quede internado. Tras esto, arguyeron la denuncia por ‘resistencia a la autoridad'”.

El juez ordenó que se remita en forma urgente el expediente al Juzgado de Control de Garantías N° 3 para que resuelva el pedido de desestimación de la denuncia por “apremios policiales”.

Video de la golpiza que le propinaron a René Quinteros y de la entrevista a su esposa Romina Carrizo donde denuncia lo sucedido:

Un niño herido tras un violento procedimiento policial en el sur de la capital catamarqueña

Otra vez la MALDITA Policía de Catamarca!!

Nuevamente la Policía de Catamarca saca a relucir su barbarie y torpeza de lo bruto que genera en su seno. Aquí transcribimos una nota publicada en el diario El Ancasti. Este tipo de procedimientos que hace la policía es algo habitual, esta persecución a jóvenes trabajadores es constante y recurrente día a día donde la maldita policía siempre esgrime como excusa “nos apedrearon los móviles” o “tenía un cuchillo tramontina”, etc.

niño herido proced en el sur

Fuente:

http://www.elancasti.com.ar/m/nota.asp?id=254662

Un niño herido, mujeres, efectivos policiales también lesionados y la detención de dos personas fue el saldo de un violento procedimiento policial realizado en la tarde del lunes en la zona sur de la ciudad.
Todo se inició alrededor de las 18.40 cuando, según lo informado por la policía, efectivos de la División Investigaciones que realizaban recorridos de prevención observaron que dos sujetos conocidos en el ámbito delictivo circulaban en una motocicleta llevando una máquina hormigonera.
Al intentar identificarlos, emprendieron la fuga y fueron interceptados en inmediaciones de la esquina de la avenida Gobernador Correa y calle Jujuy. En el lugar ambos sujetos habrían comenzado a agredir físicamente a los policías. En la misma escena, familiares y vecinos habrían intentado impedir el procedimiento lanzando todo tipo de elementos contundentes contra los efectivos.
Tres móviles policiales concurrieron al lugar y tras finalizar el procedimiento quedaron detenidos Jorge Luis Arias (27), conocido con el alias de “Willy”, y Rita Verónica Arias (33).
Violento
Por su parte el dueño de la casa en donde la policía ingresó, la familia Arias, contó a El Ancasti detalles de cómo fue el procedimiento a la par de exhibir un video con lo ocurrido.
El dueño de la casa, Luis Ramón Arias, señaló que la Policía le cruzó la camioneta a uno de sus hijos. “Los acusaban de haber robado una hormigonera. Llegaron hasta acá y sin mediar palabras ingresaron violentamente. Hasta por los techos andaban”, señaló el hombre.
“No les importaba si había mujeres y niños. Un nene de 10 años recibió el roce de uno de los tantos perdigones de goma que arrojaron”, puntualizó el hombre.
Señalaron que los policías subieron por los techos, ingresaron a la vivienda rompiendo el portón. “No se llevaron nada, estaba adentro la hormigonera que buscaban y era nuestra, tenemos los papeles” aseguró Arias.
Finalmente dijeron que se llevaron detenidos a dos de sus hijos sin motivo alguno.
Por el hecho se realizaron denuncias paralelas. La policía, por su lado, denunció por las lesiones y los daños a los móviles policiales. En tanto la familia Arias lo hizo por las heridas del niño y de otras mujeres y los daños en la casa.

Otra violenta detención de un adolescente en la Catedral de Catamarca, un 24 de marzo!!

http://youtu.be/El6R-jLRIs4

“ESTÁ MOLESTANDO” – “ALGO HABRÁ HECHO”

Paradójicamente la policía de Catamarca realizó una nueva violenta detención de un adolescente en la Catedral de Catamarca el 24 de marzo pasado, cuando se rememora un año más del golpe de Estado del ’76.

Alejandro Pachao pudo observar como personal policial golpeó salvajemente a este adolescente que se encontraba vendiendo agua bendita a los turistas para luego esposarlo y subirlo a un móvil de Unidad de apoyo de la Municipalidad de la Capital (los que nunca aparecen cuando hay delitos en la vía pública).

Ante la pregunta de Pachao hacia los policías de qué le pasó al changuito, estos respondieron: “ESTÁ MOLESTANDO”.

A su vez unos curiosos que se acercaron al lugar sacaron a relucir la famosa conjetura “ALGO HABRÁ HECHO”.

Resulta vergonzoso y repudiable que esto suceda todavía en Catamarca y sobre todo en una fecha de reflexión para la verdad, memoria y justicia. Lo que aconteció ese fatídico año (1976) no debería ocurrir nuevamente pero día a día en Catamarca vemos cómo la Policía de Catamarca junto a sus gobernantes de turno, tanto provincial como municipal, ponen en funcionamiento el aparato represor, ese aparato que fue forjado en lo más crudo de la dictadura militar de los ’70.

Vale hacer la mención que tanto el gobierno de Lucía Corpacci como el de Raúl Jalil redoblan esfuerzo en perseguir a la juventud mientras que dejan liberadas las zonas para el crimen organizado y del que se señala a la misma policía como la que participa sea directa o indirectamente en los cuantiosos asaltos, robos y crímenes que se vienen llevando a cabo diariamente en Catamarca.

“A mi hijo lo mató la policía de Catamarca”

Desgarradoras palabras de Claudia Véliz, madre de Diego Pachao, en un acto por los Derechos Humanos realizado el 11 de diciembre del 2014 por el Partido Obrero Catamarca.

El mensaje es claro y podríamos decir sobre lo que ocurrió muchas cosas pero para dirigirnos a los responsables de este crimen (gobernadora y ministros de gobierno) diremos tan solo: Diego murió en manos de policías, personas violentas ya acostumbradas a golpear y torturar jóvenes en los calabozos de las comisarías, no murió en manos de los Leiva como pretenden hacer creer a la opinión pública por medio del diario El Ancasti. Van a ser 3 años (TRES AÑOS) del asesinato de Diego y los policías involucrados nunca pasaron a disponibilidad como lo había prometido la gobernadora Lucía Corpacci Saadi, al contrario: siguen trabajando en la Policía de Catamarca, portando armas, ascendiendo y gozando de todos los beneficios y honores que la gobernadora y poder político y judicial les puede otorgar.

Complicidad de la gobernadora y fiscales en el asesinato de Diego Pachao

2014-11-05-6170

http://youtu.be/dawU3HXZvKI

Manifestación frente a Casa de Gobierno el 5 de noviembre del 2014

https://www.youtube.com/watch?v=4fdbxTKlZdY

Manifestación en Fiscalía General exigiendo justicia a los fiscales

A pesar de la continua exigencia de Justicia en el asesinato de Diego Iván Pachao la gobernadora Lucía Corpacci junto a los fiscales Marcelo Sago y Miguel Maubecín se empecinan en ser cómplices de este crimen otorgando claramente impunidad a los asesinos torturadores de la Comisaría Séptima de Catamarca.

Los policías imputados siguen portando armas y prestando servicio en la Policía de Catamarca.

Listado de los policías implicados en la tortura y asesinato de Diego Iván Pachao:

Policías imputados:
Comisario Rafael Dionisio Méndez (sobreseído y ahora retirado).
Subcomisario Ramón Ariel Quevedo.
Oficial Ricardo Javier Varela.
Oficial Gustavo Eduardo Bulacios.
Cabo José Daniel Sotomayor.
Cabo Jorge Duilio Montivero.
Agente Claudio Yani Nieva.
Sargento Ayudante Pedro Ilario Moya.
Agente Ricardo Dario Barrera.
Agente María del Carmen Guadalupe Acevedo.

Policías que no están imputados todavía:
Cabo 1º Fabián Guillermo Vizcarra.
Agente Nelson Bayón.

Marcelo SagoFiscal Marcelo Sago.

Maubecin-MiguelFiscal Miguel Maubecín.

Movilización del 4 de noviembre del 2014

2014-11-05-6172

2014-11-05-6168

2014-11-05-6169

2014-11-05-6167

2014-11-05-6166

2014-11-05-6176

2014-11-05-6174

2014-11-05-6175

2014-11-05-6179

2014-11-05-6178

2014-11-05-6177

OTRA VEZ LA SÉPTIMA!!! Disparos de la policía dentro de una escuela

La comisaría Séptima del Parque América otra vez saca a relucir sus atribuciones: entraron a una Escuela Primaria y de Jardín de Infantes a los tiros en una persecusión de un detenido. Tuvieron que tirarse cuerpo a tierra los chicos para no ser una víctima más de estos policías de la comisaría Séptima que ya está comprobado hasta el hartazgo gozan de total impunidad.

Aquí transcribimos la nota que publicó El Ancasti, el lunes 27 de octubre del 2014:

http://www.elancasti.com.ar/policiales/2014/10/27/panico-policias-efectuaron-disparos-aire-escuela-parque-america-239307.html

 

Directora Maria Acosta_Septima

 Directora de la escuela de Parque América

Pánico: policías efectuaron disparos al aire en la escuela de Parque América.

Para capturar a un detenido que se había escapado de la Comisaría Séptima. Directivos exigen explicaciones.

Momentos de alta tensión se vivieron esta tarde en la escuela del barrio Parque América luego que se escapara un detenido de la Comisaría Seccional Séptima y que los policías efectuaran disparos al aire para disuadirlo.

Según relató la directora María Acosta a elancasti.com.ar, el delincuente saltó el alambrado e ingresó al patio del establecimiento escolar durante su huida. Y, acto seguido, los uniformados desenfundaron sus armas reglamentarias y realizaron disparos al aire para amedrentarlo.

Acosta comentó que el violento episodio ocurrió junto en el horario de ingreso de los niños del Jardín de Infantes, a las 15, por lo que entendió que podría haberse convertido en una tragedia. Contó, además, que tuvieron que poner cuerpo a tierra a los alumnos de la primaria en el salón principal del establecimiento.

La docente se mostró molesta por el accionar de los policías y exigió, en diálogo con elancasti.com.ar, una explicación sobre lo sucedido al Jefe de la Policía.

 

 

 

Manifestación del viernes 27 de octubre, Justicia por Diego! Basta de impunidad policial!

Link en youtube (para móviles que no puedan acceder desde aquí):

https://www.youtube.com/watch?v=QGbxPmioH6w&feature=em-uploademail

—–

—–

Entrevista realizada a los padres de Diego Pachao y algunas imágenes de la movilización del viernes 27 de octubre frente a Casa de Gobierno de Catamarca.

La impunidad policial de Catamarca persiste a pesar de las continuas denuncias que se realizan al respecto. El Gobierno, la Justicia y la Iglesia de Catamarca se empecinan en ser cómplices de los crímenes que la Policía Provincial comete día a día.

Entrev Claud Veliz Canal AV5_2

Entrev Pach Canal AV5_2

Entrev toma gral Canal AV5_2

Entrev toma gral Canal AV5_1

2014-10-24-6080

2014-10-24-6081

2014-10-24-6077

2014-10-24-6078

Asesinato de Diego Pachao: Complicidad del Gobierno, Justicia e Iglesia de Catamarca.

2014-10-24-6084_10-11_ed

Link en youtube (para móviles que no puedan acceder desde aquí):

https://www.youtube.com/watch?v=T3R8RpQDWv4&list=UUR_vu4z8ZENWCot6tM0Z2Dw&index=1

 

El asesinato de Diego Iván Pachao, ocurrida en marzo del 2012 luego de las torturas que le aplicaron los policías dentro de la Comisaría 7ª de Parque América de Catamarca, dejó en clara evidencia la complicidad de este Gobierno a través de los fiscales y funcionarios de primera línea junto al silencio de la Iglesia de Catamarca (bien sabemos que el obispo Urbanc se ocupa de acompañar las campañas del gobierno promocionando las actividades oficiales dentro de la feligresía), Iglesia que se ha mantenido ausente y jamás se ha acercado a brindar algún tipo de apoyo, sea espiritual o material, a los familiares de víctimas del abuso policíal.

2014-10-24-6084_29

Policías en las puertas de Casa de Gobierno ante la manifestación: es la respuesta de la Gobernadora de dar la espalda al pueblo

urbanc y corpacci1

Lucía Corpacci y el Obispo Luis Urbanc

Los policías involucrados en el asesinato de Diego siguen libres y trabajando en la Policía de Catamarca

Link en youtube (para móviles que no puedan acceder desde aquí):

https://www.youtube.com/watch?v=_mBwidgXYek&list=UUR_vu4z8ZENWCot6tM0Z2Dw

—-

—-

La muerte de Diego Pachao en manos de la Policía de Catamarca es un crimen atroz y vil que representa la carta de presentación de este Gobierno tanto nacional como provincial y que no tiene ninguna diferencia con el gobierno anterior, de distinta bandera política (Frente Cívico y Social) pues los distintos gobiernos han otorgado total impunidad a las fuerzas de seguridad públicas (Brizuela del Moral) y les han concedido facultades extraordinarias (Oscar Castillo) y además han provisto gran cantidad de presupuesto e incorporación de efectivos (Lucía Corpacci, Raúl Jalil).

Con todo lo atroz y vileza que es este crimen tenemos que agregarle lo ilógico e inexplicable (dentro del sentido común) el hecho de que estos criminales sigan libres y continúen trabajando en la Policía de Catamarca sin haber recibido ningún apercibimeinto ni llamado de atención de parte de la g0bernadora ni de los distitntos ministros que se vienen sucediendo (Gordillo, Gustavo Saadi), ni mucho menos del Sub Secretario de Seguridad Juan Pablo Morales (es fiscal con licencia y estuvo a cargo de la investigación de la muerte de los chicos de la Alcaidía que murieron incinerados en Septiembre del 2011, investigación sin ningún resultado que les otorga total impunidad a los policías y jueces involucrados).

Jaun Pablo Morales y Lucía Corpacci

Juan Pablo Morales y Lucía Corpacci

Conferencia de prensa del Dr. Furque sobre la inacción de la fiscalía en el caso de Diego Pachao

Link en youtube (para móviles que no puedan acceder desde aquí):

http://youtu.be/iOxwd0SggP8

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=xRmdqZAMJB4&list=UU8uciP19LMXwXZCK_YmOcaw

 

El miércoles 22 de octubre por la mañana el abogado de la familia Pachao, Dr. José Alberto Furque, brindó una conferencia de prensa en su despacho para informar la gravedad que representa el caso de Diego Pachao donde los policías involucrados en la tortura y asesinato de Diego siguen aún trabajando para la Policía de Catamarca, por lo que denuncia la complicidad del gobierno al no tomar alguna medida preventiva sobre los policías involucrados en este atroz crimen.

IMG-20141023-WA0001 VID_20141022_094549_4 VID_20141022_094549_11VID_20141022_094549_6

Exigiendo a la gobernadora de Catamarca que cese la impunidad policial

Link en youtube (para móviles que no puedan acceder desde aquí):

https://www.youtube.com/watch?v=UlXR0k9fDVY&list=UUR_vu4z8ZENWCot6tM0Z2Dw

 

 

 

 

Alejandro Pachao, padre de Diego, en la pasada manifestación del viernes 17 de octubre del 2014 dirigió una fuerte réplica a la gobernadora Lucía Corpacci quien había prometido que los policías implicados en el asesinato de Diego serían removidos de la fuerza policial, cosa que hasta el día de hoy la gobernadora Corpacci no ha cumplido en absoluto, es más: gozan de total libertad e impunidad, continúan trabajando en la Policía de Catamarca y siguen portando armas incluso estos asesinos fueron partícipes de otras golpizas a menores sin que haya habido algún tipo de observación o llamado de atención de parte del ministro de Gobierno Gustavo Saadi o del Secretario de Seguridad Juan Pablo Morales.

Madre de Diego Pachao reclama Justicia a los fiscales

Link en youtube (para móviles que no puedan acceder desde aquí):

https://www.youtube.com/watch?v=rTOlJcRGxdc

 

El viernes 17 de octubre del 2014 la familia de Diego y amigos nos hicimos presentes frente a Casa de Gobierno y de Fiscalía para exigir justicia para Diego Pachao.

En estas imágenes Claudia Véliz reclama justicia a los fiscales Marcelo Sago y Víctor Maubecín quienes vienen llevando una actuación que deja mucho que desear y que favorece notablemente a los policías imputados, asesinos de Diego.

La Maldita Policía de Catamarca sigue revictimizando a las víctimas

(Imágenes de agosto del 2014)

A más de dos años del asesinato de Diego Iván Pachao, familiares y amigos se manifestaron en las puertas del predio ferial donde se realizaba la Fiesta del Poncho 2014.

Al momento de desplegar las banderas para que la gente pudiera enterarse de lo que ocurre en Catamarca (asesinatos y crímenes impunes de la Policía de Catamarca protegidos por los gobiernos de turno) una gruesa columna de policías quiso impedir y censurar en forma violenta la pacífica manifestación tratando de mala manera a la madre de Diego, la que producto de los malos tratos de la policía, entró en una crisis de nervios.

Estos cobardes delincuentes, que se visten y trabajan de policías, aprovecharon cuando las mujeres se encontraban solas: madre y hermanas de Diego.

Estas imágenes corresponden cuando Alejandro Pachao llega a socorrer a su familia de los malos tratos de la policía de Catamarca, quienes habían ido con orden directa del gobierno de impedir la manifestación.

La llegada de Alejandro Pachao y el apoyo de la gente, del pueblo que se encontraba viendo tamaña injusticia de parte del gobierno, permitieron que las cosas no pasaran a mayores inconvenientes y la manifestación exigiendo Jusiticia! SE HIZO A VIVA VOZ!

Es lamentable que familias que padecen y sufren los crímenes de la policía de Catamarca tengan que ser violentados nuevamente, es totalmente inadmisible que sean CENSURADOS, REPRIMIDOS NUEVAMENTE POR LA POLICÍA DE LA GOBERNADORA CORPACCI.

El gobierno de Lucía Corpacci está muy lejos de ser un gobierno “Justicialista”, muy lejos de ser un gobierno de los “derechos humanos” y mucho menos un gobierno “nacional y popular”, sino todo lo contrario: es un gobierno que se dedica a beneficiar a las empresas que desembolsan grandes sumas de dinero y por ello la POLICÍA DE CATAMARCA juega un papel importante en la REPRESIÓN para someter al pueblo y así ellos puedan hacer sucios negocios vendiendo nuestras tierras, nuestros recursos naturales por lo que necesitan que la sociedad pierda identidad, autoestima y no pueda levantar cabeza económicamente para obtener ellos mano de obra barata y enriquecerse a costa de la vida y bienestar de la sociedad toda.

ES UN GOBIERNO VIL Y DESCARADO.

NUESTRO RECLAMO Y EXIGENCIA DE JUSTICIA NO VA A CLAUDICAR

JUSTICIA POR DIEGO IVÁN PACHAO!!!!

BASTA DE IMPUNIDAD POLICIAL Y DESIDIA POLÍTICA!!!

Manifestación en contra de la IMPUNIDAD POLICIAL

Mañana VIERNES 06 de diciembre a partir de las 9 hs. frente a Casa de Gobierno de Catamarca realizaremos una manifestación en reclamo para exigir JUSTICIA por los distintos crímenes que viene cometiendo la policía con total impunidad amparados por la corrupción de los gobiernos de turno.

Exigimos justicia por la muerte de Diego Pachao (en el actual gobierno de Lucía Corpacci), que murió a golpes en la Comisaría 7ª en marzo del 2012 y que hasta el día de hoy el gobierno, la Justicia y la cúpula policial vienen encubriendo a los ASESINOS QUE SIGUEN TRABAJANDO DENTRO DE LA POLICÍA DE CATAMARCA generando más inseguridad!

Exigimos justicia por la muerte de los cuatro chicos de la Alcaidía (en el gobierno de Eduardo Brizuela del Moral) en septiembre del 2011, donde tres de los cuales murieron incinerados, carbonizados, dentro de una celda.

Nélson Fernández fue torturado y muerto en la alcaidía, luego tiraron el cuerpo en la celda donde estaban alojadas hace más de una semana los otros tres menores (Nélson Molas, Franco Sosa y Franco Nieva) y les prendieron fuego para borrar los rastros de la tortura a Nélson Fernández.

Diego Pachao

Canillitas repudian a Zitelli


Los Canillitas de Catamarca se hicieron presentes en la tarde del 6 de noviembre del 2013 en la imprenta del diario EL ANCASTI de Catamarca para manifestar su repudio a Silvestre Zitelli, dueño de este diario, por sacar a la venta un nuevo número en el “Día del Canillita”.

Luego de unos minutos apareció la policía para custodiar la editorial la cual ya había sido copado su portón de acceso con carteles de repudio hacia el diario y su dueño.

Sucede que el día 7 de noviembre es el “Día del Canillita” en la Argentina y es un día “No laborable” para los que festejan su día, pero desde hace varios años que el diario El Ancasti hace caso omiso de esta premisa de descanso merecido a los trabajadores vendedores de diarios en su día.

Una pregunta que nos hacemos:

¿Porqué la policía siempre tendrá que salir en defensa de los empresarios capitalistas y de los gobiernos de turno??

¿¿¿Porqué no saldrá la policía en defensa de los trabajadores que son explotados por estos sinvergüenzas empresarios y funcionarios corruptos???

Mientras en todo el país el 7 de noviembre no se venderán diarios, en Catamarca el diario El Ancasti no ha hecho siquiera el intento de reinvindicar el día del canillita.

La Comisaría Séptima de Catamarca, otra vez golpeando y torturando!!!

En la mañana del día jueves 17 de octubre del 2013 se produjo un incendio en la Comisaría Séptima del barrio Parque América de Catamarca, (donde fuera muerto Diego Pachao por la policía a golpes), en el interior de la celda estaban alojados dos adolescentes de 17 y 18 años y un menor de 14 años.

El menor de 14 años estuvo ilegalmente detenido, prácticamente secuestrado porque no se le dio participación a la madre, incluso le mintieron estando ella en la comisaría cuando se produjo el incendio: si no fuera por el incendio el menor hubiese seguido ilegalmente detenido sufriendo torturas y golpes.

Producto de las heridas el menor de edad quedó con quemaduras en su rostro y con gran cantidad de moretones debido a los golpes de puños y patadas recibidos de parte de los policías agresores.

Exigiendo Justicia por Mariano frente a Casa de Gobierno

El 13 de agosto del 2013 se realizó una manifestación en las puertas de Casa de Gobierno de Catamarca para reclamar BASTA DE IMPUNIDAD POLICIAL y denunciar los hechos delictivos que viene realizando la Comisaría 7º de Parque América. La misma comisaría donde mataran a Diego Iván Pachao en marzo del 2012!!!

Alejandro Pachao, padre de Diego, y Karina Sánchéz, madre de Mariano, denuncian cómo los policías de la comisaría Séptima golpearon sin motivo a Mariano Sánchez (17) quien tuvo que ser internado de urgencia en el Hospital San Juan Bautista ya que le reventaron la vesícula.

Ver video de Mariano internado en el hospital:

Se denuncia también que uno de los efectivos de esa comisaría, de apellido VARGAS y que tiene una cicatriz arriba del labio, intentó abusar sexualmente de Mariano.

Este policía violador (que sigue trabajando en la comisaría 7º) intentó hacer lo mismo con Walter Cabrera en marzo pasado y por lo visto intenta abusar de todos los menores que son detenidos y cuenta con el apoyo incondicional de todos sus compañeros policías mientras el gobierno no ha tomado medidas al respecto a pesar de las promesas de apartarlo de la fuerza.

Luego de esta manifestación Mariano fue nuevamente golpeado por la policía el 5 de septiembre del 2013, detenido y llevado a la comisaría Octava con la excusa de una denuncia por robo con fecha cuando estuvo internado!!

Cabe agregar que Mariano Sánchez desde que lo operaron estuvo encerrado en su casa porque tenía que guardar reposo para sanar de las heridas pero estos policias sanguinarios estuvieron al acecho para detenerlo apenas saliera a la calle y golpearlo en la zona donde fue operado.

2013-08-13-1603

2013-08-13-16042013-08-13-1602
2013-08-13-1609

Desesperación por falta de vivienda en Catamarca.


 

Una mujer que estuvo encadenada tres días frente a Casa de Gobierno de Catamarca decidió prenderse fuego luego de que la gobernadora le mintió que la recibiría el día martes 27 de agosto a la mañana para hablar sobre el problema habitacional, ya que fue desalojada por la policía.

La gobernadora Lucía Corpacci le había prometido a esta mujer que la recibiría en la mañana del día martes pero no cumplió. Tampoco la recibió el día miércoles, incluso ninguno de sus funcionarios de gobierno. Por lo que el día míercoles 28 de agosto llegado el mediodía tomó la espantosa decisión de prenderse fuego cuando ya culminaba una protesta de la Salud por lo que los mismos médicos la asistieron.

La gobernadora parece ya olvidarse de su primaria profesión de médico.

ESTE GOBIERNO NO APRENDE.

A poco de comenzar la gestión de Lucía Corpacci otra mujer se prendió fuego frente al CAPE reclamando una vivienda del IPV que se le había quitado. La gobernadora tampoco recibió a esta mujer que murió meses después producto de las terribles heridas en todo su cuerpo.

La violencia Institucional y la Violencia de Género presentes en este gobierno Kirchnerista.

Entrevista/debate a Alejandro Pachao en Radio Sur


Entrevista/debate realizada a Alejandro Pachao en la FM Sur el 26 de agosto del 2013.

Pachao comenta sobre el asesinato de su hijo por la policía de Catamarca y los distintos actos criminales que viene realizando la misma policía con total impunidad.

También se menciona la promoción de la delincuencia de parte de los efectivos policiales que van a medias con los delincuentes con la provisión de armas, inteligencia, etc.

Justamente esta nota se realizó unos días antes de que se dieran a conocer los casos de asalto a mano armada con participación de efectivos policiales.

Recordemos también los efectivos de la comisaría 3ª que fueron denunciados por venta y tráfico de drogas en la misma comisaría por un comisario quien fue separado de la fuerza policial por presentar una denuncia en un informe elevado a la plana mayor.

CORREPI CATAMARCA.

Nueva Movilización hacia los Juzgados y Casa de Gobierno

Hoy MIERCOLES a las 10 de la mañana nos convocamos frente a Casa de Gobierno para marchar desde allí hacia los juzgados en reclamo de JUSTICIA por las victimas de la Policía en Catamarca, para que NO OCURRAN MAS ESTOS CASOS!!

BASTA DE IMPUNIDAD POLICIAL Y DESIDIA POLITICA!

JUSTICIA POR DIEGO PACHAO!!
JUSTICIA POR LOS CHICOS DE LA ALCAIDIA!!
JUSTICIA POR TODO EL DOLOR QUE DEJA EN LAS FAMILIAS DE LAS VICTIMAS ESTA POLICIA VIOLENTA Y CRIMINAL!!

CORREPI CATAMARCA

2013-08-28-1651

OTRA VEZ LA COMISARÍA 7ª DE PARQUE AMÉRICA!!

El 27 de julio de 2013, los policías de la comisaría Séptima de Catamarca detuvieron por averiguación de actividades a un adolescente en la puerta de su casa; luego en la comisaría lo golpearon y torturaron donde tuvieron que llevarlo al hospital San Juan Bautista para ser reanimado ya que por los golpes recibidos quedó inconsciente; posteriormente lo dejaron en “libertad” en la puerta de su casa.

Luego de unos días tuvo que ser internado en el hospital por las terribles secuelas que quedó como saldo de la golpiza la vesícula destruida, entre otros daños.

También hubo intento de violación por parte de los uniformados.

El pervertido que trabaja en la comisaría Séptima al parecer tiene la costumbre de violar a los menores con la cachiporra, sería un oficial de apellido Vargas que tiene una cicatriz arriba del labio.

Este violador ya fue denunciado anteriormente por lo mismo pero la impunidad policial con que se maneja la policía de Catamarca permite que siga prestando servicios en la comisaría Séptima de Parque América.

Hoy en día más de veinte efectivos, entre asesinos, torturadores y violadores, están prestando servicio a la policía de Catamarca con total apoyo corporativo de la fuerza policial, de las fiscalías y del gobierno provincial.